Saltar al contenido

Receta de Roscón de Reyes casero

Roscón de Reyes

Los postres no pueden faltar en tu mesa y en tus tiempos de meriendas, por eso esta receta de Roscón de Reyes casero estamos seguros que deleitará tu paladar y de los que te acompañen. Anímate a probar este delicioso manjar.

Ingredientes para el Roscón de Reyes:

Prefermento

  • 20 g levadura fresca
  • 190 g leche
  • 80 g harina de fuerza apta para roscón brioche
  • 40 g azúcar

Masa

  • 1 ralladura de limón
  • 1 ralladura de naranja
  • 6 g sal
  • 350 g harina de
  • 2 yemas
  • fuerza apta para roscón brioche
  • 80 g azúcar
  • 15 g agua de azahar
  • 90 g mantequilla

Preparación del Roscón:

  • En una olla grande pon a calentar 280 g de leche. Cuando hierva, espera 1 minuto más. Apaga el fuego, tapa la olla y deja que la leche se enfríe hasta los 40ºC.
  • Pon en una jarra 20 g de levadura a temperatura ambiente para preparar el prefermento. 40 g de azúcar y 80 g de harina previamente tamizada. Agrega 190 g de leche hervida y enfriada hasta los 40ºC y remueve bien.
Preparando el prefermento
Preparando el prefermento
  • Deja que el prefermento suba casi cuadruplicando su tamaño. A 20ºC o 22ºC tardará en subir unos 20 minutos. Remueve y deja para que vuelva a subir.
  • Vuelve a remover y deja que suba por tercera vez.
  • Añade al prefermento 2 yemas y 15 g de agua de azahar y remueve.
  • Tamiza 350 g de harina en un recipiente grande. Añade 6 g de sal. Añade 80 g de azúcar.
  • Echa el prefermento y remueve con una cuchara y termina de hacer la bola con la mano.
  • Echa la masa sobre la mesa y amásala durante 15 minutos.
  • Después de un tiempo haz una bola y deja que la masa descanse unos 10 minutos.
  • Mientras que la masa esté descansando, prepara la ralladura de limón y naranja. Solo necesitamos lo que es la piel amarilla del limón y naranja de la naranja, sin la parte blanca.
  • Estira con las manos la masa y pon por encima la ralladura preparada y la mitad de la mantequilla que ha de estar blanda (no derretida).
  • Integra la mantequilla a la masa.
Integrando la mantequilla a la masa
Integrando la mantequilla a la masa
  • Vuelve a estirar la masa, pon por encima la mantequilla restante e intégrala a la masa. Luego amásala durante unos 8 a 10 minutos más.
  • Pon la masa dentro del recipiente y ciérralo con la tapa o con un trozo de film transparente.
  • Deja que casi triplique su tamaño. A 24ºC, tardará en subir 2 h 30 m.
  • Vuelca la masa sobre una mesa limpia y seca. Amásala durante unos 5 minutos.
  • Haz una bola. Espolvorea la mesa con harina, pon la bola de la masa sobre la mesa espolvoreada. Tápala y déjala durante unos 10 minutos.
  • Pasado el tiempo empieza a formar el roscón. Para ello mete en el centro de la bola dos dedos y haz un pequeño agujero. Vuelve a tapar la masa para que descanse durante otros 5 a 10 minutos.
  • Haz el agujero un poco más grande y vuelve a dejar la masa para que descanse.
  • Vuelve a agrandar el agujero hasta que llegue a tener unos 20 centímetros de diámetro.
  • Pon el roscón sobre bandeja forrada con papel para hornear y tápalo con un trozo de film transparente.
Roscón cubierto con film transparente
Roscón cubierto con film transparente
  • Déjalo para que duplique su tamaño. A 23ºC tardará en subir 1 h 30 m.
  • Cuando falten treinta minutos para que termine de subir el roscón, enciende el horno a 210ºC con calor sólo de abajo.
  • Prepara el azúcar para ponerlo por encima del roscón: moja dos cucharadas de azúcar con media cucharadita de agua de azahar o de zumo de limón.
  • Bate el huevo. Unta el roscón con huevo.
  • Mete el roscón en el horno y pon calor de arriba y abajo.
  • Hornea el roscón durante 30 minutos o hasta que quede como a ti te gusta. Pasados 7 minutos del horneado, baja la temperatura a 180ºC.
  • Antes de cortar el Roscón de Reyes, enfríalo sobre una rejilla durante unos 20 o 30 minutos. Durante este tiempo el roscón terminará de cocerse.
  • El roscón que te sobre para su mejor conservación guárdalo en una bolsa de plástico. También, cortado en trozos, lo puedes congelar y luego comerlo cuando te apetezca.

Listo! La combinación perfecta para tus meriendas es un buen pedazo de roscón con café o té. Disfruta en familia o con tus amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *